Una historia de mushing antes de que lo conocieramos
por Tim White

Titulo original: A HISTORY OF MUSHING BEFORE WE KNEW IT
Formato 0riginal en : http://www.sleddogsport.com

Los perros del trineo han coexistido y cooperado conjuntamente con los humanos desde hace muchos miles de años en las regiones norteñas de América del Norte y Siberia. Pruebas arqueológicas datan como fecha más reciente alrededor de 4,000 años atrás. Algunos antropólogos sugieren que la morada y supervivencia humana en el Ártico no habría sido posible sin los perros de trineo. En el Sudoeste, de lo que es ahora los Estados Unidos, los primeros exploradores españoles encontraron indígenas que usaban perros como animales de carga y tracción. Comentaron que estos perros fueron una parte integral de la cultura de los indígenas. De hecho, en muchas culturas indias Norteamericanas, la relación con los perros fue el centro de su estilo de la vida, y la introducción de los caballos sucedió paralelamente sin reemplazar o disminuir la importancia cultural de los perros como compañeros y socios respetados.

Las actividades con trineos tirados por perros, como esparcimiento y competición amistosa, pudieron haber existido desde hace casi tanto tiempo como la relación entre los perros y los humanos, en las regiones donde la nieve era una probabilidad estacional. El primer manuscrito cuenta de una carrera que fue un reto informal entre viajeros de la ruta de Winnipeg a St. Paul en 1850. En 1886, el primer Festival de Invierno de Saint Paul incluía carreras de trineos tirados por perros y competiciones de esquí para ensalzar las atracciones de invierno en Minnesota. Las carreras de trineos tirados por perros han formado parte del Festival de Invierno hasta el presente. El acontecimiento más memorable fue la carrera de 1917 desde Winnipeg a Saint Paul, en la cuál está basada no de una manera muy fehaciente una reciente película de Walt Disney (Iron Will)1. En realidad la carrera de aquel año fue ganada por Albert Campbell, un Metis de The Pas, Manitoba seguido en segundo lugar por su hermano. Al final del siglo pasado, la atención del mundo exterior había estado atraída por la Fiebre del Oro en el lejano Norte, Alaska y el Yukon. La primera carrera de trineos tirados por perros de importancia que atrajo la atención del resto del mundo fue organizada en Nome, Alaska llamada All-Alaska Sweepstakes. Scotty Allan fue un escocés que había venido a América del Norte como conductor de caballos de tiro, y posteriormente se unió a los prospectores en el Klondike como musher, transportando suministros a las minas remotas y a los campamentos. Él jugó un papel trascendental en la organización de las primeras carreras en Alaska.

En 1920, en su regreso, los mineros del oro habían traído consigo las carreras de trineos tirados por perros a Nueva Inglaterra, donde tuvieron éxito. La influencia de la Fiebre del Oro se palpó a todo lo largo de América del Norte, incluso donde el mushing era ya un deporte popular. En la región cercana a The Pas, Manitoba, donde las carreras habían continuado desde sus inicios, el estilo de los arneses había cambiado de los amarres en tandem tradicionales con aparejos de caballo hasta la nueva "gang-line" de Alaska con perros de dos en dos y arneses livianos hechos completamente de lona. Éstos fueron los años de gloria para las carreras de trineos tirados por perros durante las décadas de los 20 a los 30. Los negocios destacados o los hombres de negocios muchas veces patrocinaban a los mejores mushers profesionales, y los equipos viajaron a través del continente por ferrocarril en furgones de mercancías, desde Nueva Inglaterra para correr en el lejano oeste, como en Ashton, Idaho.

La atención prestada al mushing y su popularidad en los medios de comunicación tuvo como consecuencia natural que las primera Olimpiada de Invierno celebrada en América del Norte presentara las carreras de trineos tirados por perros como representación de los deportes originarios del continente. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 1932 en Lake Placid incluyeron las carreras de trineos tirados por perros como Deporte de Exhibición. Participaron 7 equipos caninos que corrieron 25 millas cada día durante dos días. El ganador fue un Canadiense de ascendencia francesa de The Pas, Manitoba, Emile St. Goddard, cuyos duelos por los caminos con Leonard Seppala forman ya parte de la leyenda. Segundo fue el noruego de paso por Alaska, Leonard Seppala, y tercero fue un ruso de paso por Brooklyn y Manitoba, Shorty Russick.

A pesar del carácter internacional de los participantes en la carrera en Lake Placid existía poca actividad fuera de América del Norte excepto en Noruega donde el uso de perros para suministro militar y trabajos sanitarios dio comienzo a principios de la Primera Guerra Mundial transformándose luego en un deporte. La influencia de Nansen y Amundsen quienes usaron perros de trineo en las Regiones del Polo Norte y del Polo Sur tuvo su importancia en el establecimiento de un deporte de tiro de trineos Escandinavo. En los Olimpiadas de 1952 en Oslo, el tiro de trineos con perros fue presentado de nuevo como Deporte de Exhibición. Esta vez fue en forma de carreras de pulka, donde el conductor acompaña a los perros en esquís detrás de un tobogán o pulka.

El Mushing en sus diferentes formas ha ido gradualmente extendiéndose por el mundo desde esta época. En 1992, la Federación Internacional de Deportes de Tiro de Trineos con Perros (International Federation of Sleddong Sports) fue constituida oficialmente con idea de aunar los esfuerzos de muchas organizaciones nacionales, locales e internacionales para el reconocimiento olímpico y acogimiento del mushing como otro deporte principal a través de la Asociación General de Federaciones Deportivas Internacionales (General Association of International Sports Federations). La IFSS es reconocida por la GAISF y en todos los países, como el organismo gobernante a nivel mundial de los deportes de trineos tirados por perros. Para más información visite nuestro sitio Web en www.sleddogsport.com

Entre 1950 y 1960 el uso de perros de trabajo fue gradualmente desapareciendo a lo largo de América del Norte. Los aviones y vehículos para la nieve eliminaron la necesidad de los perros de trineo como transporte. Una persona, Joe Redington Senior, y una carrera, la Iditarod, más que cualesquiera otros factores fueron responsables de la conservación del mushing y del mantenimiento de sus tradiciones. Los detractores del momento dijeron que la única razón para que él y Dick Mackey dieran comienzo y pusieran tanto empeño en la Iditarod fue que sus perros eran demasiado lentos para ser competitivos en las carreras de velocidad existentes como el Open North American Championships y el Anchorage Fur Rondy. Creo que Joe Redington, además de otros, mantuvieron y despertaron el verdadero espíritu del mushing como una forma de vida y la placentera asociación laboral con los perros de trineo que siempre había sido. Esto sucedió al mismo tiempo que el uso de maquinas para la nieve y otro tipo de maquinaria hacia desaparecer el papel tradicional de los perros en el transporte y la subsistencia. La Iditarod no es simplemente la carrera de trineos tirados por perros más famosa y reconocida en el mundo, es un monumento viviente a Joe y a su visión y aprecio por el espíritu del mushing.