Nome, una Aldea situada en la península de Seward en el estado de Alaska había sido en 1896 la esperanza para los buscadores de oro. Cubierta de hielo la mitad del año no tenía más comunicación que la ruta de Iditarod, patrimonio de los mushers. El día 19 de enero de 1925 una terrible epidemia de difteria asoló a Nome causando algunas muertes. El médico local se había quedado sin la antitoxina necesaria y se veía impotente para controlar la epidemia. El telégrafo permitió entrar en contacto con la Capital, Anchorage y pedir auxilio Las condiciones climáticas fueron tan duras que el único medio de transporte era el trineo tirado por perros, y así empezó una frenética carrera de relevos de 19 equipos contra el tiempo. Los perros cruzaron Alaska, superando ríos helados, nevadas cordilleras, tempestades y temperaturas que no superaban los cincuenta grados bajo cero. El dos de febrero el musher Gunnar Kaaser con su equipo de perros y el perro guía Balto alcanzaron Nome con la medicina Salvadora. En recuerdo de aquella gesta se celebra anualmente durante el mes de marzo la carrera Iditadod, la más famosa del mundo con un recorrido total de 1800 km; en Homenaje a todos los mushers y a los perros de Leonhard Seppala: Togo, Balto y Fritz que hicieron aquel recorrido de 1600 km en 1300 horas (20 días). Una estatua de Balto se encuentra en Central Park en la ciudad de Nueva York con la siguiente inscripción:

La Carrera del Suero. Alaska, 1925.
"Dedicado al indomable espíritu de los perros de trineo que transportaron la antitoxina a lo largo de 1600 Kilómetros sobre el hielo, atravesando aguas traicioneras, a través de tormentas de nieve árticas desde Nenana para el alivio de los afectados de la aquejada Nome en el duro invierno de 1925,
Resistencia, Fidelidad, Inteligencia”